• Qué es la filiación

     

    La filiación es un vínculo que existe entre dos personas donde una es descendiente de la otra. 

    Este vínculo puede ser biológico o por adopción. El trato legal en ambos casos es el mismo, la filiación surte los mismos efectos con los mismos derechos y deberes. En nuestro ordenamiento no existe actualmente un trato diferenciado por el hijo procreado fuera del matrimonio (antiguamente ilegítimo) ni por el hijo nacido de la pareja que no ha contraído matrimonio (antiguamente hijo natural). 

    Los efectos jurídicos de la filiación son los siguientes: 

    1º Derecho a los apellidos: en caso de que la filiación esté determinada por ambas líneas, los progenitores podrán elegir el orden de los apellidos En caso contrario se aplicará lo dispuesto en la Ley, es decir, el primer apellido será el del padre y el segundo el de la madre. En todo caso, el hijo podrá alterar el orden de los apellidos si así lo desea al cumplir la mayoría de edad. 

    2º Derecho a los alimentos ligado a la condición de progenitor. 

    3º Derechos sucesorios. 

    El Código Civil señala que la filiación paterna queda probada por el matrimonio celebrado con la madre, porque “se presumen hijos del marido los nacidos después de la celebración del matrimonio y antes de los trescientos días siguientes a su disolución o a la separación legal o de hecho de los cónyuges”. En caso de que el hijo naciera antes de la celebración del matrimonio, el matrimonio posterior convierte en matrimonial la filiación que antes no lo era. 

    En caso de que no existiera unión matrimonial, el padre puede reconocer al hijo ante el encargado del Registro Civil, en testamento o documento público. El reconocimiento también puede venir tras sentencia firme. 

    La acción de impugnación de la paternidad puede ser promovida tanto por el supuesto padre como por el hijo y tiene como finalidad revocar la relación paterno-filial que se daba por cierta y auténtica. El plazo para la impugnación es de un año tras la inscripción de la filiación en el Registro Civil; en caso de que el hijo fuera menor, el plazo contará desde que alcance la mayoría de edad.  

    A pesar de ello, el Código Civil permite que el supuesto padre pueda impugnar la paternidad en un plazo posterior, siempre que pueda demostrar que en su día no tuvo conocimiento del nacimiento ni de la inscripción del mismo en el Registro Civil. En tal caso, podrá impugnar la paternidad dentro del año siguiente al conocimiento de la existencia del hijo. 

    Si usted necesita más información sobre la filiación, sus derecho y sus obligaciones, llámenos al 91.842.47.47 y un abogado experto en este tipo de procedimientos le atenderá personalmente.

     

     

     

     

    Compartir en